Un rinconcito para nuestras letras... desde el corazón

30 octubre 2008

Profecía



Eras un niño maldito
desde antes de concebirte…
Una diosa de piel canela y sonrisa dulce
planeó tu presencia.
Pero no nacerías, nadie te llamaría hijo…

Antes de ser, caerías.
Dictaban las profecías…

Pero el destino no está escrito.

Dos cuerpos secos, fríos, pálidos,
atados por la cuerda del dolor añejo
de mil años de muerte y suplicio.
Unidos por la ardiente pasión
y el desenfreno de una epifanía
que llegaría tarde
en una noche de luna azabache…

Y ya serías…
¡y nadie podría negarlo!
Desafiando todos las funestos augurios…

Creciste en el vientre de una hembra
que no era mujer, ni era vida.
La sangre era tu alimento,
y un vacío hosco y helado calaba tus huesos,
ahí, donde debía hallarse
un alma materna…

Una noche de tormenta inclemente,
el infierno esparció ríos de fuego
bramando rabioso,
apreciando su fin inminente…
Presagiando tu alumbramiento.

Y aquella mujer, que no era mujer,
con su cuerpo seco y sin vida,
enloquecida por un amor
que no entendía,
-el amor de tu alma-
inmoló su existencia.

La estaca directa al corazón
la convirtió en polvo…
Y el polvo se lo llevó el viento.
Y quedaste tú.
Y tu luz alumbró el mundo entero.

Quedaste tú, ángel justiciero.
Tu alma tierna venció el destino.

Tu bondad ha vencido.

Pasiones

Nos llevan,
nos impulsan
Una fugaz sensación de placer,
que creemos poder eternizar
Culpables de pasiones
Nos poseen, nos seducen,
El poder en la sangre,
la conciencia ausente
Inocentes de las pasiones
Instinto animal
Lujuria ancestral
Amor infernal
Huracanes de rabia
Tormentas de dolor
Todas son pasiones...
Más allá de la capacidad de tolerar
¿Que nos queda sin las pasiones?
Nada...
Cáscaras vacías

29 octubre 2008

La bruja

Tras la luna cruenta y sedienta de sangre,
un rancio aquelarre de brujas siniestras
bailan muy sensuales abriendo sus carnes,
Fascinando crudas, sus mentes desiertas.


Mueven ya sus capas a un ritmo macabro
y un lúgubre viento deseoso de hojas,
agita las ramas casi sin lograrlo,
sacudiendo risas por toda la fronda.

Una de ellas se alza al son de tambores,
dos cuervos la hostigan velando su paso.
Mueve sus caderas, ávidos los hombres,
tentando tocarla, la siguen despacio.

En un altar cubierto de funestas hiedras
gusanos deambulan dejando una huella.
Invocando un nombre, tejiendo quimeras,
la bruja seduce y atrapa a su presa.

La cañada ruge alaridos crueles,
susurran de miedo las hojas dormidas.
Rojizas burbujas brotan desde el pecho,
y un fuego profano consume su vida.

La bruja extasiada bebe de su sangre,
volutas de humo apestan el aire.
La luna sombría observa silente
el cruel sacrificio de un hombre inocente.


28 octubre 2008

Ven...





¿Qué haces allí quieta? Ven conmigo…

El universo va de prisa y tal vez no haga pausas.

No es cuestión de correr sino de tener ganas,

y tu aliento de vida agiganta la razón de mi estadía

en esta tierra barca.


Dios pintó un nuevo amanecer esta mañana,

¿te lo vas a perder, oliendo al trago ese que ayer

dijiste que hacía falta?

¡No hace falta madrugar para decir que uno quiere estar

donde vivir la vida con mas ganas!...

De todos modos es bueno eso de saber

¡que igual podemos ver amanecer desde la cama!


“Al que madruga Dios lo ayuda”

(lo escribió una mujer

que tenía mucho para hacer, y por mucho madrugar

andaba aquí y allá ¡y no hacía nada!)


Yo me refiero al hecho de vivir

sabiendo la razón que oculta un corazón

que quiere ir ¡y va con ganas!


Por eso ahora, hoy, te miro a ti, y ya te digo ¡ven!

¡no te quedes ahí! Ven conmigo hasta allí

¡salgamos a vivir todo lo que nos falta!...


Mira conmigo el mar, la luz de esta ciudad

o esa pradera que hay allá, tras las montañas!

Hablemos de volar, no importa qué dirán

esos que hoy al dormir ¡no sueñan nada!...


¡Quiero que vengas tú a encender ese sol

que nubla un corazón cuando no ama!

¿Dormir? Dormir ahora no!

Tres metros bajo tierra serán alguna vezs

suficiente razón para cerrar los ojos

sin poder hacer nada!


¡Por eso hoy te digo ven! ¡Ven conmigo a vivir!

¡No te quedes ahí!

¡el universo corre y no hace pausas!


de Adan Bird

La espada y la pared

Calabozo oscuro de mis cobardías
Encadenada al muro de los miedos
Frío, húmedo y putrefacto
La espada rozando mi pecho
caricia filosa y traicionera
La decisión...
¿La espada o la pared?
¿La pared o la espada?
Antes que vivir prisionera,
en jaula de oro en celda paupérrima
Avanzo un paso, luego dos
La espada orada en mi carne trémula
El elixir de mi vida brota a borbotones
derramado en espeso carmesí
La decisión ha sido tomada
Prefiero morir a no ser libre
Libre, libre, libre!

27 octubre 2008

Grito





Grito en violento silencio,

la sangre en mis labios provoca

mi cuerpo insaciable,

y tu ávida boca

me envuelve en llamas.

Infierno:

Me amarras, me tocas,

sin pausa me matas.

Y muerdo mis labios

callando ese grito

que dice te amo.

26 octubre 2008

Posesión oscura

Placer infinito
Entierras tus colmillos,
en la tierna carne de mi cuello
Calmas tu hambre con la esencia de mi vida
Sacias mi lujuria con tu posesión oscura

Una sonrisa

Una sonrisa sola y todo vale...
Solo el fantasma de la luna
sobre el patio vacío.
Tu mirada en un libro
y tu corazón latiendo,
a mi lado y conmigo.
Esta noche hay un duende en la ventana
que palpita y sonríe
y nos aleja el frío.
Sólo tu y yo, volando,
Yo volando contigo.
Tu volando conmigo...

25 octubre 2008

Misterio

Aura Divina
Invocación ferviente
Verdades de Fe
Soplo de vida
Misterio creatura
Eterno Amor


Luna





















pequeña luna

vestida de estrellas

danza la noche

24 octubre 2008

Cuando no estas...


Cuando no estás...
me invade el letargo de esperar
Los segundos se perciben eternos
y las lágrimas se convierten en agujas de cristal

Cuando no estás...
aplasto con mi dedo las cenizas viejas
Escribo mil veces tu nombre
en gritos silenciosos que reclaman tu presencia

Cuando no estás...
Tengo ausente el alma