Un rinconcito para nuestras letras... desde el corazón

08 marzo 2009

La leyenda del Pájaro Espino


Hay una leyenda sobre un pájaro que canta una vez e su vida, y lo hace más dulcemente que cualquier otra criatura sobre la faz de la tierra. Desde el momento en que abandona el nido, busca un árbol espinoso y no descansa hasta encontrarlo. Entonces, cantando entre las crueles ramas, se clava el mismo en la espina más larga y afilada.
Y al morir, envuelve su agonía en un canto mas bello que el de la alondra y el del ruiseñor. Un canto superlativo, al precio de su existencia. Pero todo el mundo enmudece para escuchar, y Dios sonríe en el cielo.
Pues lo mejor solo se compra con grandes dolores…al menos así, lo dice la leyenda.

El pájaro con la espina clavada en el pecho sigue una ley inmutable, algo desconocido lo impulsa a empalarse, y muere cantando. Cuando penetra la espina, no siente la llegada de la muerte, simplemente canta y canta hasta que no le queda vida para emitir otra nota.
En cambio nosotros, cuando clavamos la espina en el pecho, sabemos lo que hacemos. Lo comprendemos. Pero lo hacemos. Lo hacemos a pesar de todo


Colleen McCullough

2 comentarios:

Loreto* dijo...

Que bonito! hacía demasiado tiempo que no me pasaba por aquí.
A ver si a partir de hoy encuentro un ratito cada día para pasarme porque de verdad me encantan tus textos.
Un beso.

mariade1932 dijo...

es un mito antiguo que desde hace años no recordaba,gracias por traerlo a mi nuevamente.Maria