Un rinconcito para nuestras letras... desde el corazón

28 octubre 2008

Ven...





¿Qué haces allí quieta? Ven conmigo…

El universo va de prisa y tal vez no haga pausas.

No es cuestión de correr sino de tener ganas,

y tu aliento de vida agiganta la razón de mi estadía

en esta tierra barca.


Dios pintó un nuevo amanecer esta mañana,

¿te lo vas a perder, oliendo al trago ese que ayer

dijiste que hacía falta?

¡No hace falta madrugar para decir que uno quiere estar

donde vivir la vida con mas ganas!...

De todos modos es bueno eso de saber

¡que igual podemos ver amanecer desde la cama!


“Al que madruga Dios lo ayuda”

(lo escribió una mujer

que tenía mucho para hacer, y por mucho madrugar

andaba aquí y allá ¡y no hacía nada!)


Yo me refiero al hecho de vivir

sabiendo la razón que oculta un corazón

que quiere ir ¡y va con ganas!


Por eso ahora, hoy, te miro a ti, y ya te digo ¡ven!

¡no te quedes ahí! Ven conmigo hasta allí

¡salgamos a vivir todo lo que nos falta!...


Mira conmigo el mar, la luz de esta ciudad

o esa pradera que hay allá, tras las montañas!

Hablemos de volar, no importa qué dirán

esos que hoy al dormir ¡no sueñan nada!...


¡Quiero que vengas tú a encender ese sol

que nubla un corazón cuando no ama!

¿Dormir? Dormir ahora no!

Tres metros bajo tierra serán alguna vezs

suficiente razón para cerrar los ojos

sin poder hacer nada!


¡Por eso hoy te digo ven! ¡Ven conmigo a vivir!

¡No te quedes ahí!

¡el universo corre y no hace pausas!


de Adan Bird

No hay comentarios: